CHOOSE YOUR LANGUAGE

lunes, 5 de noviembre de 2012

Pomellato 67: Regreso a las origenes


El otro día tuve la suerte de conocer en primicia para España la Nueva colección de la gran firma italiana de joyería: Pomellato 67.


67 como el año de fundación de la firma.
67 como la época de las vibraciones rock y la atmósfera de libertad.
67 como la fecha en la que quien tenía sentido de independencia y coraje podía derribar cualquier regla y lanzar una colección de joyas de diseño innovador, espíritu irónico y nombre imprevisible: Pomellato, originario del mundo de la equitación.







Una colección sorprendente que traduce en plata de ley los códigos de la Maison: las clásicas cadenas de malla irregular, pendientes, pulseras, charms y los famosos colgantes en forma de frutas.




Cada objeto refleja  una afirmación de personalidad, una declaración de independencia sobre las normas vigentes. 

Joyas para una mujer fuerte, descarada, con personalidad, libre.



Joyas que abandonan su lenguaje alto-burgués y convencional para convertirse en expresiones de lo étnico, del pop, del arte contemporáneo.




Cuarenta y cinco años después, Pomellato 67 reinterpreta el gusto de aquella época con esta colección.
Cambian las dimensiones, revisitadas bajo el gusto por la exageración y exaltadas por la recuperación de un material olvidado, la marcasita, y la introducción de un material inédito, el cuarzo sintético hidrotermal; y todo ello con inusitados toques de luz oscura, de brillo tenebroso que resaltan el espíritu inconformista de estas piezas.



Nuevo símbolo, nuevas superficies voluminosas y redondeadas, nuevos volúmenes y un agradable nuevo peso, acentúan el preciado trabajo artesanal que transforma estas piezas en un producto de alta calidad dentro de su género. Porque las mismas manos que trabajan el oro son las creadoras de esta línea, empleando los mismos procesos de producción y dando énfasis a la consistencia preciosa de las joyas.


Es esta continua síntesis de contrastes, entre una inspiración fuerte (como las arandelas mecánicas y el diente de león) y una elaboración refinada, entre el extremismo de las dimensiones (cadenas quilométricas o gargantillas, un solo charm aunque gigantesco, grandes cierres en forma de T) y la elegancia del objeto, Pomellato crea un e estilo ultramoderno pero evocador.





Decía Oscar Wilde “Uno debería ser una obra de arte o llevar una puesta”, pero con Pomellato 67, llevar una nos convierte en una obra de arte.

Yo ya he elegido mi obra de arte! Iré a por ella en la boutique Pomellato de la ciudad!
Vosotros elegid la vuestra!





Os dejo con el video oficial Pomellato 67!

Are you ready to rock?


Saludos de parte de UNA ITALIANA EN MADRID

No hay comentarios:

Publicar un comentario